5.jpg

Uno de los placeres de viajar a Irlanda es escuchar su música tradicional, cuyos instrumentos principales son el violín, la flauta de lata, el tambor de piel de cabra y la gaita.

En casi todos los pueblos existe un pub famoso por su música, y no es extraño encontrar allí grupos tocando en directo a los que, si uno lo desea, se puede unir.

Christy Moore es el rey de la tradición contemporánea de cantautores e interpreta toda la variedad posible de temas del folk irlandés. Su hermano menor, Luka Bloom, se está labrando también un nombre dentro de este campo.

Entre los músicos de esta tendencia conocidos internacionalmente se encuentran Clannad, Enya, The Pogues o The Cors, con estilos que van desde el misticismo celta a un sonido más influenciado por el pop. En el rock irlandés, destacan Van Morrison, Bob Geldof , Elvis Costello, Sinéad O’Connor y los Cranberries.

El principal idioma es el inglés, que los irlandeses hablan con una cadencia meliflua y un modo característico de estructurar las oraciones. Quedan algunas zonas en el oeste y sur de Irlanda, conocidas como Gaeltacht, que incluyen parte de Kerry, Galway, Mayo, las islas de Arán y Donegal, donde el idioma nativo es el irlandés.

Si se tiene la intención de visitar estos lugares, sería de gran utilidad aprender al menos unas cuantas frases básicas. Desde su independencia, en 1921, la República de Irlanda se declaró bilingüe, y muchos documentos y señales de carretera aparecen tanto en inglés como en irlandés.

La base de la dieta irlandesa es la carne, especialmente la ternera, el cordero y las chuletas de cerdo. Los diferentes tipos de pan y bollos son exquisitos. Otros platos tradicionales del país son el beicon con col; el barm brack, un pan en forma de pastel, y el boxty, una especie de torta rellena.

La principal comida del día suele ser el almuerzo, que algunos habitantes del país sustituyen simplemente por una Guinness. También se puede encontrar una gran variedad de cervezas rubias. El café irlandés no es una bebida habitual, y sólo se sirve en hoteles y restaurantes turísticos; sin embargo, los irlandeses beben mucho té. El whisky se pide directamente por la marca.