3.jpg

Localizado en el punto más al este de Europa, en el inicio o el fin del Océano Atlántico, se ubica Irlanda, un país de mitos, un país de celtas, un país de leyendas.

El lenguaje autóctono es el gaélico, y se habla bastante en el oeste del país, en el área de Galway sobretodo. Irlanda es un país verde, es un país de pocas montañas, es un país de paisajes y vegetación.

A Irlanda también se le conoce como la “Isla de la Esmeralda”, y es un país verde, muy verde.

Llueve mucho en Irlanda, algo que proporciona constancia a ese paisaje tan especial, y gracias a la lluvia, Irlanda tiene millas y millas cuadradas de cultivos y tierras fértiles para ello.

La Isla de Irlanda tiene exactamente 84.288 kilómetros cuadrados, pero usted nunca estará a más de 60 kilómetros de la costa.

A lo largo de los siglos, Irlanda ha sufrido invasiones, primero de los daneses, posteriormente de los normandos.

Los irlandeses tardaron 700 años en expulsar a sus inquilinos.

Irlanda es fascinante, pero también tiene una historia trágica, que a día de hoy sigue escribiendo alguna página.

El irlandés fue una vez una raza pagana, de hecho, el monumento pagano más famoso es Newgrange, un ancestral templo funerario datado varios siglos atrás.

En nuestros días, en Irlanda predominan los católicos.

En Irlanda existen muchos monumentos que reflejan el paso al cristianismo de sus habitantes, antes, a la Isla, se la conocía como “La Isla de los Santos y de los eruditos”.

La leyenda de los irlandeses está repleta de grandes heroes y amantes. Los más conocidos son Maeve de Connaucht, Fionn Mac Coill, Deirdre dof Sorrows y Chlann Uisnigh.

Los irlandeses también son conocidos por su amor a las personas, por su animosidad, por sus fiestas, por la Guinnes, por su carácter sociable… la música irlandesa y el baile celta son conocidos alrededor de todo el mundo.

En los viejos pubs es típico que la música suene, la gente baile, y la cerveza corra en grandes cantidades desde la tarde hasta el cierre.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el permalink.