Hay una Irlanda para cada viajero
Dublín es una ciudad de gran e indudable atractivo, un destino perfecto para nuestras vacaciones. Pero, limitar la experiencia de un viaje a Irlanda solo a su capital, es desaprovechar la ocasión. La isla del trébol es mucho más, hay una Irlanda para cada viajero, con infinitas posibilidades.

Si buscamos turismo activo el oeste de Irlanda es el destino perfecto para hacer rutas a pie o en bici. Parajes únicos en los que perderse o en los que probar nuestros límites. En los condados de Clare, Cork, y Kerry podemos hacer espeleología y, en los de Down, Wicklow, Antrim y Clare, escalada. Si lo que te gusta son los deportes acuáticos acércate a la preciosa playa de Donegal para practicar surf, anímate a bajar los rápidos del Río Liffey en piragua o a practicar esquí acuático en el Río Shannon. Y si te gusta sumergirte el submarinismo en Irlanda es toda una experiencia, elige entre hacerlo en Antrim o en la costa Atlántica de Donegal, Mayo, Galway y Cork, Wexford, Waterford, Down y Dublin.

En Irlanda también pueden hacerse rutas en coche, descubriendo lugares y parando donde más nos apetezca. Es un país ideal para disfrutar en familia ya que tiene una importante oferta de ocio infantil, como el Lago Key, en el Condado de Roscommon, El Planetario de Armagh, el Parque de aventuras de piratas de Westport o el Maize Maze, en la base de las Montañas Mourne, entre otras muchas posibilidades.

Si quieres conocer la cultura del país no puedes perderte los numerosos festivales y eventos que se celebran cada mes y que engloban todas las posibilidades. Y si lo tuyo es el turismo urbano tendrías que ir a Irlanda del Norte, una combinación de tradición y modernidad que te atrapará. Como decíamos al principio, Irlanda es un país de infinitas posibilidades en el que todos encontramos lo que vamos buscando.

Foto | Peter McCabe
Página Oficial | Discover Ireland